Temas de siempre, "Cuerpo"



Habla mi cuerpo:
 “Soy flexible y blando, a veces si mi flexibilidad  se extralimita me hago daño y con la rigidez pierdo energía, así que intento mantenerme en un término medio.

Cuando contraigo un músculo de manera involuntaria, siento dolor y si se intensifica me bloqueo y pierdo movilidad. He aprendido en esos casos a atender el dolor;  respiro para aflojar, busco otra postura o  me doy un masaje que me alivie.
A veces lo que me pasa cuando hago una de esas cosas, las lágrimas aparecen, siento tristeza, suelo sentirlo en el pecho y la garganta, a veces quiero gritar si lo hago también me relajo.

Mi ritmo es lento; Mis digestiones, mi andar (aunque mis pasos son largos), y cuando pretendo ir más deprisa de lo que puedo, me descoordino, siento pesadez o me lesiono. Mi pensamiento es mucho más rápido, así que estoy aprendiendo a que espere ya que el resto no le seguimos.

Me relaciono con el mundo a través de los olores, los sabores, la escucha, el tacto y la mirada. Cada sentido me orienta y  a veces me ponen en contacto con alguna emoción.

Cuando  repliego los hombros y me protejo, entonces sé que tengo miedo.
Cuando me estiro en la arena cálida y me dan los primeros rayos de sol o me  sumerjo en el agua, me expando como una esponja, entonces aprecio la calidad de la contracción. Necesito moverme, y también de la quietud para descansar.

Cuando me muevo a la vez que escucho la música, siento como cada parte de mi se expande y contrae, y la energía va hacía arriba. Y cuando digo hacia arriba, es que se activa mi  fuerza, tanto afuera como dentro.
Las plantas de los pies se apoyan con firmeza y noto como la tierra me sostiene. Cuando la pelvis va de un lado a otro conecto con la intensidad que fluye de manera natural. El abdomen sigue, a su manera, el ir y venir de la pelvis, y hay la unión de estas  dos fuerzas, la de la firmeza y la de la ligereza. Los hombros con el pecho mueven los brazos flotando por el espacio, mientras la cabeza sigue el ritmo. Si mantengo el movimiento, percibo la expresión de mi ser y ya no hay separación ni comparación.

Me gusta sentir que soy un ser completo que me expreso, y no estoy alejado de ti”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario