Temas de siempre, "Lo perfecto"


Durante mucho tiempo quería ser perfecta.
Tener un cuerpo bonito, ser guapa, hablar con propiedad, decir cosas interesantes,  y sobretodo hacer las cosas “como debían ser”, para ser la mejor y más buena.
Esa fue la razón de que la exigencia y el control dominaran mi vida. Controlaba lo que decía, comía y hacía. Exigiéndome y exigiéndoles a los demás lo que yo creía era perfecto y debía ser.
El miedo apareció ante la posibilidad de que no se cumpliesen mis expectativas, que era la mayoría de las veces. Estaba absorta en resultados que nunca llegaban, y no llegaban porque nunca era suficiente. Mi miedo aumentaba en la misma proporción que la insatisfacción y la frustración, que el control y la exigencia. Y mientras más temor y desengaño, más control. No disfrutaba un solo momento presente creyendo que el futuro iba a ser mejor. No disfrutaba un solo momento presente, porque ahí no era perfecta, no encontraba a las personas perfectas y las relaciones  eran imperfectas…
Vivía cansada y con una sensación de vacío que no entendía. Quería vivir perfecta y esa idea bloqueaba mi vida.
Pero ¿para qué y quién lo hacía?...

Ortega y Gasset (filosofo español) dijo sobre la perfección:” “Esta palabra perfecto arrastra un equívoco fundado en su etimología. Perfecto es originariamente lo concluido, lo acabado, lo finito".…Confundí lo perfecto, con mi idea de perfecto.
Recuerdo que lo subrayé, cuando iba de camino para entenderlo. Tras un proceso personal de varios años me acordé de esa frase, y concluí:
Si todo lo acabado es perfecto, yo nunca lo seré. Soy imperfecta porque la vida es un camino que me lleva a completarme con cada paso.
Pero entonces ¿que era lo  perfecto y no exigía control?
Los animales, las plantas, toda la naturaleza es perfecta, son completos en si mismo. Pero yo, los seres humanos, tenemos un camino que recorrer para ser completos, un camino perfecto.
Los momentos son perfectos porque terminan y lo hagan como lo hagan, cada momento es completo. Y a partir de ahí una lista de momentos perfectos, una lista imperfecta porque podría no tener fin:



Perfecto, es despertar cada día y sentir mi cuerpo.
Perfecto es el miedo que siento y me paraliza, que me hace arriesgar si quiero continuar.
Perfecto es vivir el vacío que me obliga a crear algo nuevo
Perfecto es equivocarme y poder ser consciente de que hay algo que debo aprender
Perfecto es abrazar a mis hijos, sentir las caricias de mi pareja y la compañía de los amigos
Perfecto es pasear por la montaña sin rumbo y observar
Perfecto es sentir el sol en mi piel
Perfecta es mi rabia, mi tristeza y mi alegría…el silencio
Perfecto es lo que ocurre ahora, por que lo que pasa en este instante es un paso que me lleva a descubrirme y encontrar lo perfecto que hay en mi…

Todo eso concluye y da paso a otro día, a volver a sentir, a caer y volver con algo nuevo, a acariciar y compartir, a una nueva excursión y un nuevo descubrimiento. Y eso es así cada vez que me despierto y siento mi cuerpo…
Mi imperfección está de camino.


4 comentarios:

  1. Que bonito Isabel, decirte que recuerdo tu mirada perfecta, llena de amor...y comprensión.
    Un abrazoote a una gran mujer.
    Gemma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gemma, me llega y me lo quedo.
      Otro abrazo para ti preciosa

      Eliminar